Concepto de intensivo

Lo intensivo es aquello cuya intensidad (palabra derivada del vocablo latino “intensus”) con el significado de fuerza) resulta acentuada, en general, se aplica a realizar una actividad con mayor esfuerzo, para reducir el tiempo que demanda finalizarla. Por ejemplo, un curso intensivo es el que se realiza en jornadas extensas pero reduciendo el tiempo total en días. Por ejemplo, un curso de aprendizaje de una segunda lengua que normalmente duraría 3 años, asistiendo dos veces semanales de 2 horas cada día, puede hacerse en forma intensiva en seis meses, con jornadas diarias completas.

La práctica de cultivos intensivos consiste en asignar los máximos recursos humanos, científicos y tecnológicos para lograr la máxima productividad en una pequeña área de siembra.

En el ámbito hospitalario, se denomina terapia intensiva, o área de cuidados intensivos a aquel sector, equipado especialmente, donde los pacientes que revisten mayor gravedad están sometidos a cuidados y vigilancia permanente por parte del personal sanitario.

Con respecto a la materia, las propiedades pueden ser extensivas (ej: masa, volumen) o intensivas (color, dureza, olor, sabor o elasticidad, entre otras) si resultan dependientes o no de la cantidad de materia, respectivamente. Las propiedades intensivas son las que permiten la diferenciación de las distintas sustancias.

En Gramática, los adjetivos o pronombres intensivos, son aquellos que muestran la intensidad (en más o en menos) con respecto a la cantidad o a la cualidad de los objetos o seres a que se refieren: “más”, “menos” (ambos invariables en género y número); “tanto” (que puede sufrir variaciones en género y número: “tanta”, “tantas”, “tantos”); “tal” (con variación solamente en el número: “tales”). Ejemplos: “Hoy hay más gente que ayer” o “Tiene tanta suerte, que todo siempre le sale bien”, “Tal es su fortuna que ya no necesita trabajar para ganar dinero”.