Concepto de introducción

Significa la acción y el efecto de introducir una cosa en otra, o una persona en una cosa, o en algún tema. Puede aplicarse a diversos ámbitos:

En Derecho equivale al preámbulo que antecede a los textos normativos, donde se exponen los motivos y fines de sanción de la normativa, que luego se expone. No tiene función regulatoria de conductas, pero sirve para conocer el sentido de las normas jurídicas y la voluntad del legislador, muy importantes a la hora de la interpretación jurídica para lograr su correcta aplicación.

Los textos, o los discursos, cualquiera sea su temática, son precedidos generalmente por una introducción, donde el lector comienza a tomar contacto con lo que será desarrollado a lo largo de la obra, y donde le son expuestos de manera clara, interesante, atractiva y breve, los más importantes temas a abordar, a fin de conocer en forma somera la materia a tratar y el propósito del autor. En las obras musicales también suele colocarse una parte breve a modo de introducción.

En ciertos planes de estudio figuran materias tales como “Introducción a la sociología” o “Introducción al Derecho” o “Introducción a la gramática” donde se incorporan a la currícula los temas medulares de las asignaturas, sin profundización.

En las obras teatrales, suele colocarse una pieza musical a modo de introducción, o sea para preceder a la actuación y “entrar en clima”. En este caso la función de la introducción es motivadora.

El objetivo de la introducción es abordar de manera práctica, sin necesidad de leer todo un texto, escuchar un discurso, profundizar una asignatura, etcétera, lo que sucederá luego, cuando se desarrolle el contenido. La introducción, que siempre va al principio, anticipa, previene, motiva, abre interrogantes y caminos, que muchas veces son complementados a posteriori con los resultados de la conclusión.