Concepto de lábil

La palabra lábil es un adjetivo que se originó en el latín “labilis”, derivado del verbo “labi” en el sentido de resbalar o caer. Lábil es por ende, lo que tiende a caerse, romperse, resbalarse o deslizarse fácilmente, por ejemplo: “No intente subirse a ese andamio, es muy lábil y no soportará su peso”, “Mi cabello necesita muchos cuidados pues es muy lábil lo mismo que mis uñas”, “La vida de los conejos en libertad es muy lábil ya que están muy expuestos al ataque de otros animales o de los cazadores” o “Las palomas hacen nidos muy lábiles y sus huevos corren el riesgo de caer”.

Concepto de lábil

Aplicado al carácter de las personas, se dice que son lábiles aquellos que se asustan con facilidad, se muestran frágiles, vulnerables, asustados, inestables, inseguros, en general producto de una baja autoestima o de un trastorno en su psiquis, si es de tipo duradero. Ejemplos: “Mi madre tiene un carácter lábil y por ello le cuesta ponernos límites” o “Un político no puede tener un temperamento lábil”

Es frecuente que alguien se muestre lábil solo en determinadas situaciones: “Mi amigo se siente lábil tras el accidente en que perdió una de sus piernas”, o “La víctima se mostró lábil ante las exigencias del delincuente”.

En l año 1923, Schneider definió la personalidad lábil, dentro de los tipos psicopáticos, afirmando que era de tipo constitucional. Es aquella en la que se presentan súbitos cambios de ánimo, con o sin motivo, y accesos de violencia ante estímulos que normalmente por su poca importancia no deberían provocarlos. Pueden sentirse inclinados a la bebida o a huir intempestivamente de situaciones que les resultan incómodas

En Química es lábil aquel compuesto que rápida y fácilmente cambia sus ligandos por otros, como el caso del gas natural. Los de descomposición muy baja se denominan inertes.