Concepto de lapso

Lapso procede del latín “lapsus” que a su vez se derivó del verbo “labi” en el sentido de “resbalar”, o sea algo que predispone a caer en el error que puede ser accidental o provocado (en este caso usamos actualmente el término “lapsus”). Los “lapsus linguae” son errores lingüísticos en la articulación de las palabras, por ejemplo en los casos en que se cambie el orden de ellas dentro de una oración y ésta pierda coherencia: “El último tarro del orejón” o cambiar alguna letra de la palabra, como por ejemplo decir capo por sapo.

Concepto de lapso

Con respecto al deslizamiento temporal, en latín “lapsus temporis” que hace referencia al tiempo que transcurre entre un momento inicial y otro final.

Ejemplos de uso en sentido temporal: “El lapso de tiempo en que su padre lo dejó solo fue de un par de horas pero el niño lo vivió como un abandono y lo afectó mucho”; “Debes volver al trabajo en el lapso de una hora” o “Si no respetas los lapsos de tiempo en la ingesta de tus medicinas podrás sufrir alguna consecuencia orgánica grave”. El lapso es, entonces, un intervalo de tiempo, entre un principio y un final. El vencimiento del período temporal que comprende el lapso, es el plazo, que es un suceso cierto y futuro. “Tienes un lapso de un año para responder, o sea que como hoy empieza el año, el plazo vence el 31 de diciembre de este mismo año”.

“Lapso de tiempo” o en inglés “Time Lapse” es el título de una película estrenada en 2014 bajo la dirección de Bradley King. Su argumento gira en torno al hallazgo de una máquina por parte de tres amigos, que les muestra con fotografías lo que sucederá en un lapso de 24 horas, lo que los tienta a usar su hallazgo para ganar apuestas.