Concepto de latencia

La latencia, del latín “latentia”, es el estado de algo que aparece sin expresarse, escondido o camuflado, que proviene a su vez del verbo “latere” con el significado de “mantenerse oculto”. Lo que permanece en estado de latencia, puede surgir en acto inesperadamente o ante un estímulo.

Existen peligros latentes en algunos fenómenos naturales o culturales que importan situaciones de riesgo si lo que permanecía latente se exterioriza. Por ejemplo: “Ese volcán está inactivo, pero es un peligro latente para la población cercana”, “Permitir la circulación descontrolada de vehículos por la avenida es un riesgo latente” o “Los vecinos están soportando una situación de gran incertidumbre, al saber que hay un asesino acechando, es realmente una amenaza latente”.

Concepto de latencia

En el ámbito médico se usa para expresar la condición de ciertas patologías que están como “dormidas” pero pueden manifestarse en cualquier momento o enfermedades que están incubándose para luego manifestar sus síntomas. Ejemplos: “Haber padecido un cáncer, a pesar de haberse extraído el tumor, es una amenaza latente de sufrir una recidiva o metástasis”, “Quienes padecen de tuberculosis latente, no poseen síntomas ni contagian la enfermedad” o “Aunque te sientas bien, quédate en tu casa, pues tienes una enfermedad latente que puede llegar a ser contagiosa”.

En el Psicoanálisis freudiano, la latencia es un período de tiempo, que se desarrolla entre la culminación del complejo de Edipo, que es la fase fálica de la organización sexual donde el interés del niño se centra en la genitalidad y los niños tienen identificación con el padre o la made sintiendo atracción hacia el progenitor del sexo opuesto; y el inicio de la pubertad, donde se produce la organización y maduración de la sexualidad, reafirmándose la identidad sexual. La latencia se registra entre los 6 y los 9 años y se caracteriza por permanecer inactivos los deseos sexuales, apareciendo la represión hacia los mismos.

En Informática, la latencia, hace alusión al tiempo que transcurre para que la información pase de un sitio a otro.