Concepto de laxo

Del latín “laxus”, laxo es un adjetivo que significa flojo, relajado, escaso de fortaleza, o suelto, y se aplica en varios contextos.

Cotidianamente hablamos de laxo aplicado especialmente a ideas, sentimientos, relaciones u opiniones, que tienen poca fuerza e intensidad, por ejemplo: “Mi relación con la institución es muy laxa, voy de vez en cuando, y sin mucho compromiso”, “El político tiene ideas muy laxas, las va cambiando según la oportunidad” o “Deseo tener con mi novio un vínculo formal, pero él prefiere que sea laxo y libre”.

concepto de laxo

En Biología, el tejido conectivo laxo o areolar que tiene su origen en el tejido mesequimal no es especializado, su `porcentaje de fibras en escaso, presenta mucha vascularización y se presenta en casi todos los órganos. Segrega segregina cuya función es la reproducción hormonal. Este tejido, además de conformar la dermis de la piel, rodea varios órganos, los rellena y los nutre.

Se habla de “síndrome de hiperlaxitud” para nombrar una dolencia genética que afecta a un 10 % de las personas, que presentan hiperlaxitud articular, afectando su vida cotidiana ya que provoca dolor y dificulta la función de músculos, tendones, articulaciones, ligamentos o cartílagos. En esta afección se hallan involucradas las proteínas de los tejidos conectivos que hace que las articulaciones tengan una movilidad exagerada, siendo esto muy valorado por ejemplo en ciertas actividades que requieren destreza física, pero también, como esas proteínas son las encargadas de fortalecer el tejido conectivo, su carencia hace que los tejidos sean muy frágiles, siendo más propensos los que tienen este trastorno, a sufrir consecuencias graves por traumatismos, aunque éstos sean leves. Además de producir fracturas, lesiones y dolores en las zonas antes mencionadas pueden originar otros problemas médicos como várices, hernias, prolapso de válvula mitral, etcétera.

En el caso de la cutis laxa también está afectado el tejido conectivo, pudiendo ser una afección heredada en la mayoría de los casos, o adquirida, no muy frecuente, donde la piel se presenta laxa, o sea, arrugada y flácida, como si se tratara de una persona añosa. Se presenta en dos formas: una benigna que aparece tardíamente, y otra mucho más grave, con aparición temprana y muy mortal, que es la autosómica recesiva, que presenta complicaciones cardiorrespiratorias.