Concepto de lento

La palabra lento deriva de la latina “lentus”, y es un adjetivo que califica a todo lo que es despacio, pausado, a lo que demanda más tiempo de lo habitual para que algo ocurra, se realice o finalice.

Se aplica a cosas: “el lento desplazamiento del vehículo”, a fenómenos naturales “la lluvia caía de modo lento” a animales “la tortuga es un animal lento” o a personas “Ese hombre es muy lento, tardó quince minutos en recorrer caminando dos cuadras”. También puede aplicarse a funciones orgánicas, como en el caso de la bradicardia que indica un corazón cuya frecuencia cardiaca es lenta (sucede cuando estando en reposo, la persona registra en un minuto menos de sesenta pulsaciones).

Se habla de comprensión lenta cuando alguien tarda más del tiempo común en resolver alguna situación problemática, o en interpretar algún concepto o hecho.

Tener decisiones lentas es tardar demasiado entre el pensamiento, y llevarlo a la acción.

La expresión “una lenta agonía” hace referencia al sufrimiento prolongado en el tiempo, que no aparenta tener solución.

En el ámbito culinario es común la expresión “cocinar a fuego lento” para referirse a que se deben cocinar ciertos alimentos, por ejemplo una torta, con el fuego bajo o poco intenso, lo que consiguientemente demandará más tiempo de cocción.

En Música el adagio es un ejemplo de tiempo musical lento, `pues su ejecución se hace despacio.

Cuando se filma en cámara lenta, se lo hace de modo rápido, pero al proyectarse, el observador tiene la sensación visual de que las escenas tardan más tiempo.