Concepto de lindo

El origen etimológico de la palabra lindo lo hallamos en el latín “legitimus” en el sentido de completo, legítimo, íntegro o perfecto.

Si nos remontamos a la mitología griega, encontramos que Lindo gobernaba un sector de la isla de Rodas, estando las otras zonas a cargo de sus hermanos, Camiro e Ialiso. Cada uno fundó una ciudad, Lindo lo hizo en la costa oriental de la isla, y la bautizó con su nombre. La ciudad de Lindo se erigió en una bahía amplia en el oriente de la isla. Lo tres eran hijos de Helios, dios del sol siendo su madre la ninfa Rodo. Todos los habitantes eran dorios y en el año 408 antes de Cristo se unificaron las tres ciudades, en la de Rodas.

Concepto de lindo

Actualmente, lindo, designa un adjetivo que califica positivamente a cosas y a seres vivos, expresando que son agradables a la apreciación visual, estéticamente armónicos, o son emocionalmente gratificantes, por ser tiernos, simpáticos, apacibles, divertidos, etcéra. Como nombre de persona, se usa el femenino: Linda.

Lo lindo nos resulta agradable, bello, atrayente y cautivante aunque esto es altamente subjetivo, y responde a ciertos cánones o parámetros socialmente aceptados, o individualmente apreciados.

Para algunos puede resultarles lindo (en el sentido de agradable o placentero) pasear bajo la lluvia, mientras a otros les parecerá incómodo y feo. Lo mismo podríamos decir de un cuadro, un animal, una flor o el rostro de una persona, entre otros muchos casos. Ejemplos: “Mi ciudad natal es muy linda, sus casas son grandes y tienen vistosos jardines”, “Mi madre tal vez no pueda ganar un concurso de belleza, pero para mí es la más linda de todas”, “Aunque a nadie le gusta; para mí esta melodía es linda, porque me recuerda mis años de infancia cuando se escuchaba en mi casa”.

En el sentido de completo, grande, excesivo o entero, decimos por ejemplo: “En lindo lío nos hemos metido” o “Es un lindo trozo de pastel el que te has reservado, podrías dejar para otros”.