Concepto de línea

Su etimología es griega, y proviene del vocablo “linon” aludiendo al hilo de lino. De allí fue tomada por el latín, de donde pasó a nuestro idioma.

La línea está formada por puntos alineados en forma longitudinal; recta, curva, ondulada o quebrada, en forma contigua e ininterrumpida. Es un punto que se expande. Pueden estar dispuestas las líneas, en sentido horizontal, vertical u oblicuo, y tener diferentes espesores (más finas o más gruesas). Si es demasiado gruesa dejará de ser línea para convertirse en un plano.

En las líneas abiertas se hace necesario volver atrás si se quiere regresar al punto de origen o de partida; en cambio las líneas cerradas tienen continuidad, pues carecen de extremos, y se puede seguir adelante para volver al inicio.

Las líneas paralelas no se cortan o sea que nunca se encuentran. Lo contrario ocurre con las líneas perpendiculares.

En electricidad se denomina línea de alimentación al cable que alimenta, distribuye y conduce la energía hacia los sitios de consumo.

En geografía al paralelo 0º o Ecuador es denominado línea equinoccional.

Línea telefónica o telegráfica es el conjunto de alambres y de estaciones que son conductores de un teléfono o telégrafo, respectivamente.

En dibujo la línea define el contorno de lo que se va a graficar. Es el inicio de la tarea. En sentido similar, como contorno, también se usa la palabra línea como sinónima de la figura humana, hablándose por ejemplo, de cuidar la línea o silueta o estar fuera de línea cuando el contorno del cuerpo muestra una figura no estilizada.

Seguir una determinada línea de pensamientos o de ideas es compartir con otras personas esos pareceres. Por ejemplo: “se enrola en la línea de pensamiento humanista, o democrático o religioso”.