Concepto de manto

La palabra manto, se cree que deriva del vocablo latino “mantum”, aludiendo a aquello que sirve para cubrir.

Suele ser utilizada para referirse a una ropa que se coloca sobre los hombros a modo de capa, o en algunos casos desde la cabeza, cubriendo el cuerpo holgadamente, sobre otras prendas, casi por completo, o hasta la cintura, sin tener mangas. Lo usaron los caballeros medievales, y fue muy usual en Francia, como rica vestidura ceremonial; y también fue empleado por las mujeres, particularmente en períodos de luto o cuando asistían a la Corte. Algunos religiosos llevan el manto sobre la túnica.

Concepto de manto

En las chimeneas, el manto es la fachada de la campana. En los moluscos y ciertos gusanos, es el repliegue cutáneo que les envuelve el cuerpo.

En el sentido de cubrir u ocultar se habla de manto nuboso o manto de estrellas, cuando el cielo resulta cubierto por las nubes o por estrellas, respectivamente.

Recibe además la denominación de manto, la capa terrestre intermedia de contextura sólida, situada entre el núcleo y la corteza. En la zona cercana al núcleo la temperatura es altísima, llegando a registrarse hasta 3.500 º C, mientras que en las proximidades de la corteza la temperatura es también elevada, pero de 600 º C. También se la llama sima pues en ella predominan el silicio y el magnesio. El espesor es de casi 3.000 kilómetros, y debido a la profundidad, tiene una enorme presión. Esto provoca que la roca que la compone en muchos casos se encuentra fundida y semeja un “jarabe”. Existe en el manto una capa plástica con un espesor aproximado de 150 kilómetros.