Concepto de meta

La palabra meta, se deriva en su etimología de igual vocablo latino, y se empleaba para designar ciertos objetos de forma cónica, que en las carreras circenses indicaban que el trayecto o recorrido había llegado a su fin, siendo el primero en llegar a esas metas o señalizaciones, el que resultaba ganador.

En este sentido, nos fijamos una meta cuando elegimos un objetivo a alcanzar: “mi meta es terminar mis estudios universitarios”, “Juan se propuso como meta ser buena persona”, “mis metas son muy elevadas, pero me esforzaré por alcanzarlas”. El lugar de arribo o cumplimiento del fin, también se denomina meta: “la meta fue alcanzada por dos corredores al mismo tiempo”. En España, “meta” es la portería o el arco contrario donde los equipos deportivos anotan puntuaciones; o el arco propio que se debe proteger para evitarlos.

Concepto de meta

Con mayor precisión, las metas son pequeños logros u objetivos menores o a corto o mediano plazo, que se van obteniendo por etapas, impulsados por la intención o el propósito que van favoreciendo el camino para la consecución del principal, que es el denominado objetivo final.

Si bien las especies animales son capaces de fijarse metas, éstas son siempre muy próximas y no pensadas, sino que obedecen a necesidades propias de la especie, como obtener el alimento, la pareja, etcétera; el único ser vivo capaz de fijarse objetivos finales y metas (materiales y también espirituales) u objetivos intermedios es el ser humano.

Como prefijo, meta se deriva del vocablo griego μετά, usado para designar a lo que está después o más allá de otra cosa, como la metafísica (más allá de lo que puede ser experimentado) o metáfora (más allá del significado corriente de una palabra).
En Química, “meta” es un prefijo usado para diferenciar algunos isómeros.

Existe un río colombiano y fronterizo con Venezuela, de mil cien kilómetros de largo, que es afluente del Orinoco, llamado Meta, y es también una localidad del centro del Estado de Colombia con una superficie de 85.770 km².