Concepto de mitómano

La palabra mitómano proviene en su etimología del griego "mythos" que alude a un relato no verídico, y "manía", que significa deseo desordenado. El mitómano es la persona que frecuentemente recurre a la mentira para justificar sus actos o crearse un mundo imaginario, donde “fabrica” bienes que no tiene o por el contrario revela una situación de carencia inexistente, relata hechos que no han sucedido o que si han ocurrido aparecen en su versión profundamente modificados, etcétera. Quien miente de vez en cuando es solo un mentiroso, pero cuando se transforma en una constante, se es mitómano.

En general se persigue un fin, que puede ser entre otros, dar lástima, aparecer como héroe, como poderoso, ocultar una verdad dolorosa, impedir un castigo. En general ser mentiroso es solo un rasgo de la personalidad, y en mayor o en menor medida siempre se miente, para no ocasionar un dolor, para no revelar un secreto, para evitar una reprimenda; es muy frecuente la mentira en los niños por su exceso de imaginación (en el célebre cuento “Pinocho” el protagonista sufre de esta adicción a la mentira; pudiendo transformarse en patología si se lo hace en forma compulsiva, sin medir las consecuencias.

Los mentirosos y mitómanos pueden ser acusados de delitos como ocurre con el falso testimonio. Es recomendable que alguien de su entorno lo convenza de visitar un psicólogo, pues lo más probable es que sufra un problema de autoestima, y sufrirá como consecuencia que su vida social se deteriore por falta de credibilidad.