Concepto de obtuso

La palabra obtuso, procede del latín “obtusus”, término compuesto por el prefijo “ob” con el significado de “contra” o “en oposición a” y por “tusus” participio del verbo “tundere” que puede traducirse como “golpeado” “romo” o “despuntado”.

Se aplica en contextos diversos:

De acuerdo a su origen, obtuso es lo que no posee punta, por ejemplo: “Este lápiz está obtuso, deberías sacarle punta para poder escribir con él”.

Concepto de obtuso

En Geometría se aplica a aquellos ángulos que miden (en su ángulo interior) más que un ángulo recto, o sea más de 90 º pero menos que un ángulo llano que mide 180º. Se diferencian de los ángulos agudos pues éstos miden menos de 90º. Los ángulos se miden tomando en cuenta sus dos lados rectos o rayos. El ángulo es la cantidad de giro entre los lados o rayos, medida en grados. Los triángulos que tienen un ángulo obtuso y dos agudos, se llaman obtusángulos.

Por extensión, este concepto se aplica a las personas que no son agudas o perspicaces, que son “romas” o poco sagaces; y también en aquellos casos en que el individuo no escucha razones y mantiene sus opiniones a pesar de que se les muestre evidencias de su error: “No logro comprender al profesor, o él no sabe explicar o yo soy muy obtuso”, “Este joven es muy obtuso, le explicamos varias veces que no debe ingresar al establecimiento hospitalario con su perro, por cuestiones de higiene, pero sigue insistiendo en ello” o “El Papa Francisco en febrero de 2015, recomendó a los cardenales que no teman a las personas obtusas, que se escandalizan de todo aquello que no concuerda con sus esquemas mentales o con sus rituales”.