Concepto de paradoja

La palabra paradoja se integra de dos palabras latinas que a su vez fueron tomadas del griego: “para” que significa contra, y “doxa” que quiere decir, opinión. Podemos decir que una paradoja es algo absurdo, contradictorio y opuesto a la que debería ser lógico, y sin embargo existen y podemos observarlas en la vida cotidiana, propias de la contradicción natural o del espíritu humano.

Ejemplos de paradojas: que se luche por salvar una vida extremando esfuerzos, y se mate a tantas personas en una guerra; que cuando pueda disfrutarse de la vida luego de trabajar y esforzarse, lleguen la vejez y las enfermedades; que recién pueda tenerse una situación económica holgada y las posibilidades de adquirir una vivienda amplia, cuando los hijos ya se han casado; que se avance tecnológica y científicamente, y que paralelamente también crezcan en el mundo el hambre y la exclusión social; que se fortalezcan los lazos entre las naciones como producto de la globalización, pero que también existan en los países ideas xenofóbicas, etcétera. Una famosa paradoja se puede hallar en la conocida orden dada por el emperador Napoleón “vestidme despacio, ya que estoy apurado”.

También existen paradojas científicas, como la de los viajes en el tiempo, en las que el viajero cambiaría determinadas antiguas condiciones, que tal vez hubieran imposibilitado su propia existencia, y que por consiguiente le hubieran impedido viajar al pasado.

Quienes sostienen que toda verdad es relativa, también deben aceptar que su propia afirmación de la relatividad de las verdades, está sujeta a dudas, lo cual resulta paradójico.