Concepto de paulatino

La `palabra paulatino es un adjetivo que procede del latín “paulatim” que a su vez se relaciona con “paucus” calificativo que designa lo que es escaso o poco. A lo que le atribuimos la calidad de paulatino, es a aquello que no sucede súbitamente, sino de a poco, con pausas o despacio, y va creciendo o descendiendo, lentamente.

Que algo sea paulatino puede ser positivo en muchos casos, pues nos da tiempo para acostumbrarnos a los cambios, por ejemplo: “La maestra enseña en forma paulatina los nuevos contenidos para darles tiempo a los niños de ir comprendiéndolos y relacionarlos con sus saberes previos” o “Por suerte está refrescando de manera paulatina, ya que si sucediera de repente podría enfermarnos el cambio brusco de temperaturas” o “El paulatino deterioro de la capacidad de ahorro es lamentable, pero si sucediera de un día para otro, sería aún peor”.

Concepto de paulatino

Sin embargo, en ocasiones puede ser negativo: “El descenso de la mortalidad infantil es paulatino, sería deseable que fuera más rápido para que no tuviera tan tremendo costo individual y social” o “Me gustaría que la tasa de empleo creciera a un ritmo más acelerado y no tan paulatino”. Sin embargo, generalmente las mejoras graduales o paulatinas son las que tienden a persistir en el tiempo, ya que se van afianzando las conquistas de a poco pero de modo sostenido: “Es mejor que aprendas cada día un poco, paulatinamente se retienen mejor los conocimientos que si intentas hacerlo todo en un día” o “Nuestra empresa trabaja a conciencia, preferimos hacer inversiones relativamente seguras y crecer paulatinamente, a arriesgarnos en un emprendimiento que podría darnos grandes ganancias, pero también perder todo por un mal negocio”.