Concepto de paupérrimo

La palabra paupérrimo se originó en el latín “pauperrimus”, que se derivó de “pauper” que significa “pobre, siendo su superlativo, lo que se logra al agregar el sufijo “imo”, o sea que paupérrimo es muy o demasiado pobre, o pobrísimo.

Lo paupérrimo es tan escaso que llega a ser miserable, y puede aplicarse en varios contextos. Expresa la carencia en su máxima expresión.

Un resultado paupérrimo es decididamente insatisfactorio, por ejemplo: “Los resultados de tus exámenes fueron paupérrimos, debes estudiar mucho más” o “En estas elecciones, el oficialismo obtuvo resultados paupérrimos”.

Concepto de paupérrimo

Relacionado con el patrimonio, público o privado, lo paupérrimo alude a la falta de bienes: “El patrimonio de mi tío es paupérrimo, sufre tantas necesidades económicas que no satisface sus necesidades básicas” o “El estado deberá aumentar la presión tributaria porque las finanzas públicas se encuentran en estado paupérrimo”.

Un vocabulario paupérrimo es el que poseen aquellas personas que conocen pocas palabras de un idioma determinado, que cuándo es el propio puede afectarle en su vida cotidiana, educativa, laboral o social en general. Esto acontece porque los niños y jóvenes se han alejado de la lectura, prefiriendo jugar video juegos o viendo televisión.

Sentimientos paupérrimos son los que poseen aquellos que no sienten empatía, consideración a las necesidades ajenas y ni siquiera a las propias, y viven sumidos en la apatía.

Una alimentación paupérrima no satisface los requerimientos básicos que necesita el organismo para funcionar de modo adecuado, lo que puede traer consecuencias graves. En los primeros años de la vida puede ocasionar un retraso mental y de estatura, que resulta irreversible.

Por lo expuesto podemos concluir que es una calificación negativa aunque puede ser positiva en algunos casos, como que se trate de defectos o vicios: “Por suerte los índices de desempleo (o de violencia, o de analfabetización, etcétera) son paupérrimos.