Concepto de pausa

Originada etimológicamente en el vocablo griego “pausis” efecto del verbo “pauein” que significa detenerse, se transfirió al latín como pausa, cuyo significado es interrupción de la acción. Quien está hablando, jugando, estudiando, trabajando, meditando, etcétera, y deja de hacerlo, está efectuando una pausa, un corte temporal de su actividad, en la que puede realizar otra diferente o no hacer nada. Ejemplo: “El recreo en el colegio es una pausa recreativa, donde los niños pueden jugar y descansar de sus tareas intelectuales” o “hice una pausa en mi trabajo y me senté a mirar televisión” o “aprovecho la pausa comercial para secar los platos, así no me pierdo la novela” o “por fin la lluvia nos dio una pausa, y pudimos ver el Sol”.

En Gramática, los discursos encuentran en las pausas, la delimitación de sus grupos fónicos. Las pausas mayores se indican con un punto o con un punto y coma; las menores con una coma, aunque este signo no siempre indica la existencia de pausa fónica.

En las poesías, las pausas métricas delimitan los versos. Al final de ellos se realiza un descanso para conservar el ritmo.

Se dice que alguien habla de modo pausado cuando lo hace lentamente, dejando espacios libres de sonidos entre palabras o frases.

En Música, la representación de las notas se efectúa utilizando figuras que indican una duración (blanca, negra, redonda, corchea, semicorchea, fusa o semifusa). Los tiempos de silencio se representan por medio de pausas, que equivalen a las figuras y llevan idénticos nombres, como pausa de blanca o pausa de corchea.

Cuando estamos viendo una película en DVD o escuchamos música, los aparatos tienen la posibilidad de interrumpir la transmisión, por medio de la pausa, para luego continuarla.