Concepto de pensamiento creativo

El acto de pensar pone en funcionamiento la mente para elaborar respuestas a problemas cotidianos. Existen distintos tipos de pensamiento, como el pensamiento concreto, el pensamiento abstracto, el pensamiento crítico, etcétera. Dentro de ellos, el pensamiento creativo es aquel que en vistas a lo que el sujeto cognoscente ya posee incorporado en su estructura cognitiva; crea, fabrica, imagina o elabora respuestas diferentes e innovadoras, a partir de establecer nuevas relaciones o asociaciones entre sus conocimientos previos. Así el hombre pudo crear cultura, modificando lo que le ofrecía la naturaleza.

Todos los humanos en más o en menos, poseen este tipo de pensamiento. Sin embargo, aquellos en los que predomina el pensamiento creativo, poseen aptitudes para ser artistas, escritores, inventores, empresarios o científicos. Requiere concentración, empeño y un alto grado de imaginación.

Los pensadores creativos no aceptan la realidad tal como se les presenta sino que siembran interrogantes sobre ella, y tratan de encontrarles respuestas. Son críticos, indagadores, activos, auto-motivados, no conformistas, sagaces, de mente abierta y flexible para mirar la realidad desde distintos ángulos, y no le temen al fracaso, pues si una solución no los conforma buscarán otras alternativas, ya que confían plenamente en sus capacidades, y no los detienen los desafíos o los obstáculos.

Dan a lo que ya existe variables nuevas, una mirada diferente, para satisfacer necesidades de tipo práctico, como la invención de tecnología digital, o un innovador plan de negocios; o de necesidades espirituales, como una obra literaria o un cuadro que plasme la imaginación del autor.