Concepto de pérdida

Pérdida es el participio del verbo perder, del latín “perdere” vocablo integrado por el prefijo de totalidad “per” y por el verbo “dare” en el sentido de “dar”. Es por eso que pérdida, desde el punto de vista personal o social, hace referencia a dejar de tener algo con lo que se contaba, que estaba en nuestro patrimonio o entre nuestros afectos. Por ejemplo: “Fue una gran pérdida la muerte de mi madre”, “La humanidad en las guerras sufre muchas pérdidas materiales y humanas”, “La pérdida de un amigo es una gran tristeza cuando nos decepciona”, “La pérdida de la capacidad adquisitiva del salario es enorme a causa de la inflación” “Las pérdidas de la empresa a causa de la crisis fueron enormes ya que no pudieron reponer la mercadería vendida a bajo precio”.

Concepto de pérdida

Cuando alguien se ve privado de alguno de sus sentidos también se habla de pérdida: “La pérdida de mi visión es progresiva, tengo temor de quedar definitivamente ciego” o “El niño ha perdido su audición a causa de la grave enfermedad que padeció”. Se aplica también cuando alguien se desmaya, considerándose que se ha perdido la conciencia.

Se dice también que existe una pérdida cuando algo no es aprovechado en su totalidad, cuando se podría haber sacado mayor rédito de algo. Un claro ejemplo de esto es cunado hablamos de pérdida de tiempo o de pérdida de oportunidades.

Cuando los líquidos o gases se escapan del receptáculo que los contiene se dice que hay una pérdida: “Este juguete inflable tiene una pérdida; está cada día más pequeño”, “La cañería de gas tiene una pérdida y eso es muy peligroso”, “Mi hijo ha tenido una gran pérdida de sangre” o “La canilla tiene una pérdida y se está desaprovechando mucha agua”.