Concepto de perdón

La palabra perdón es un compuesto de los vocablos latinos “per” que significa paso o dejar pasar, y “don” que quiere decir regalo. Implica dejar de lado una ofensa, renunciando al castigo material o moral (indemnización, odio, rencor, deseos de venganza) que podría peticionarse o sentirse como resarcimiento, ya sea a pedido del ofensor o por propia decisión del agraviado. A veces nosotros mismos somos quienes nos castigamos o perdonamos por nuestros actos que juzgamos por medio de nuestra conciencia., de acuerdo a nuestras propias reglas éticas.

En el ámbito jurídico hay ciertos delitos privados que admiten el perdón del ofendido, como por ejemplo en las injurias. En el ámbito civil pueden condonarse o perdonarse las deudas entre particulares, o a veces de parte del mismo Estado, cuando por ejemplo perdona ciertas deudas impositivas, o más frecuentemente sus intereses, a través de planes de moratorias. Las penas impuestas en causas penales pueden ser perdonadas por el Estado, llamándose a esta acción, indulto.

El perdón es una posibilidad que la religión judía en el Antiguo Testamento concede a Dios y a los hombres, apareciendo ya en el Evangelio como exigencia moral. El Dios cristiano piadoso perdona los pecados de quien se arrepiente sinceramente. El cristiano pide perdón a Dios por sus pecados a través de la confesión. El Islam también promueve el perdón entre los hombres y concede tal facultad a Alah, que es del perdón su fuente original

El budismo recomienda el perdón para beneficio del karma (energía personal).

Muchas veces se usa la palabra perdón como un pedido de disculpas por hechos mínimos cometidos contra otros como modo de práctica social que determinan a un individuo educado; por ejemplo cuando decimos “perdón por interrumpir” o “perdón que te pisé sin querer”.