Concepto de perecedero

Es perecedero lo que tiene la posibilidad de perecer, del latín “perescĕre” que a su vez se originó en “perire”, integrado por “per” = “a través” y por “ire” = “ir” (con el significado de perecer, fenecer, extinguirse o morir) o sea que no dura eternamente.

Hay pocas cosas materiales o inmateriales en nuestro mundo que no sean perecederas. Los creyentes sostienen que Dios, creador del universo lo es, y dentro de lo creado podemos decir que pueden merecer la calificación de cosas imperecederas por ejemplo, las piedras, la tierra, el aire o los metales. Ciertas cosas suponemos que lo son, como el Sol, ya que si se extinguiera la vida de nuestro planeta desparecería con él. Los seres vivientes somos perecederos ya que somos mortales. Son también perecederas, ciertas tradiciones, costumbres, e incluso los Estados y naciones, como les ocurrió a los grandes imperios de la antigüedad (Imperio Romano, Imperio Azteca, Imperio Inca, etcétera)

Concepto de perecedero

En cuanto a los alimentos y otros productos de uso doméstico, si bien todos son perecederos luego de cierto tiempo, se califica de tales a los que se descomponen con mayor facilidad. Entre los más perecederos, se encuentran los lácteos y la carne (especialmente la picada) que necesitan refrigerarse para que duren algunos días más. Los productos alimenticios, medicamentos, maquillajes y de limpieza, envasados, cuentan con una fecha de expiración o vencimiento impresa, que indica hasta cuándo pueden ser usados y cuando perecen, pudiendo sufrir la acción de hongos o bacterias que pueden dañar nuestro cuerpo, o simplemente no cumplir el objetivo para el que se adquirieron.

En materia de sentimientos también podemos aplicar el término: “El amor de pareja es perecedero, la convivencia lo desgasta” o “Tus ideales son perecederos, no tienes firmes convicciones”. Algunos sostienen sus ideales a costa de todo, como el de justicia, por parte de Fernando I de Habsburgo (1503-1564) emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico quien predicó “Que se haga la justicia aunque el mundo perezca”.