Concepto de permanente

Permanente es aquello que perdura, que permanece durante un tiempo prolongado o para siempre, aún cuando pueda disminuir su intensidad o sufra leves alteraciones. No es una cualidad precisa, pues varía el lapso de tiempo que algo no debe alterarse para ser permanente; salvo que dure para siempre.

Deriva del verbo permanecer, que a su vez proviene del latín “permanere” compuesto por “per”, que indica algo entero o completo; y “manere” que significa quedarse; por lo cual lo permanente alude a un estado de no modificación, de conservación, de prolongación invariable en el tiempo. Se opone a lo transitorio, que es fugaz, por un tiempo.

Por ejemplo, “el estado de tu enfermedad se hará crónico, no tiene cura, por lo tanto tendrás que acostumbrarte, ya que es permanente”, “me hice rulos en el pelo en forma de permanente, al menos los tendré por tres meses”, “mi trabajo me brinda estabilidad, ya que es permanente”, “ya me tienes cansado con tus quejas permanentes”, “la educación del ser humano debe ser permanente a lo largo de su vida”, “el vínculo paterno filial es permanente” o “las lluvias son permanentes en esta zona”.

El filósofo griego Parménides de Elea que vivió alrededor del año 500 antes de Cristo, concibió al ser como una unidad estática, no modificable, permanente, ya que todo lo creado siempre existió, es inmortal, eterno, y por lo tanto negaba la posibilidad del cambio. Es un pensamiento totalmente opuesto al de Heráclito que sostenía que no había nada permanente, sino que el cambio era de la esencia del ser.