Concepto de Plagio

En el latín es donde debemos buscar para encontrar el origen etimológico del actual concepto de plagio. Y más concretamente en la palabra plagiarus que venía a significar secuestrador y que a su vez procedía del término plagium que se traduce como secuestro.

Una vez determinado su origen, debemos subrayar que plagio es un sustantivo que el Diccionario de la Real Academia define como acción y efecto de plagiar, es decir, de llevar a cabo la copia en lo sustancial de obras ajenas y luego afirmar que son propias. Una circunstancia esta que donde más se produce es en el ámbito artístico y que lleva aparejada la consabida sanción, ya sea de tipo penal o económica.

De esta forma, se puede hablar de plagio tanto en lo que respecta a una canción o a un libro, por ejemplo. En este sentido, a lo largo de la Historia hemos sido conocedores de cantantes o de escritores a los que se les ha acusado de plagio, es decir, de utilizar las ideas y obras de otros como si fueran suyas.

Asimismo, en la actualidad, además del tipo de plagio citado, también se puede hablar del académico. Este es el que es realizado por los estudiantes que, utilizando los diversos recursos que ofrece la red Internet, elaboran los trabajos encargados por el profesor a partir de la copia directa de párrafos y textos de diversas fuentes.

De la misma forma, tampoco debemos olvidar que también existe lo que se conoce como autoplagio. Con él viene a definirse la actuación de determinadas personas, por ejemplo, científicos que utilizan algunas de sus anteriores publicaciones para copiar datos o temas y presentarlos como nuevos.