Concepto de postrero

La palabra postrero se deriva en su etimología del latín “postrēmus” con el significado de último o posterior, del mismo origen que los vocablos, postre o póstumo.

Lo postrero es lo que se coloca o se ubica al final de una serie de elementos o hechos, por ejemplo: “mi número postrero en el sorteo me alejó de las posibilidades de ganar el premio”, o “el corredor se ubicó postrero en la tabla de posiciones”.

En Honduras es postrera la segunda cosecha de maíz o de frijoles, que se realiza entre enero y marzo.

Concepto de postrero

Referido a la época histórica, los tiempos últimos o postreros son los que han preocupado a los humanos desde siempre, por ser el fin de la vida del planeta; y en especial a la Teología, y la Biblia dedica varios párrafos a ellos, que define como peligrosos, según palabras de San Pablo, dominados por la mezquindad, el egoísmo, la avaricia y la corrupción. San Pedro dijo que en esos días postreros vendrán “burladores”. Luego será la segunda venida de Cristo a la Tierra.

El poeta español Francisco de Quevedo (1580-1645) utiliza este término para integrar la metáfora “postrero paroxismo” refiriéndose a la muerte, en su poema “Es hielo abrasador”.

En el vals de 1929 “La pulpera de Santa Lucía”, de letra de Héctor Pedro Blomberg y música de Enrique Maciel, se expresa el dolor del payador que perdió a la bonita muchacha, rubia y de ojos celestes, que se fue con otro, y a ella le canta una postrer (última) serenata, cuando ya no está engalanando la parroquia.