Concepto de precoz

Del latín “praecox” (de “prae”: antes y “coquere”: cocinar) significa entonces lo que se cocina, quema o madura antes del tiempo que se considera normal. Se aplica a los seres vivos: plantas (que crecen, florecen o dan frutos antes que las demás); animales o personas, que alcanzan más tempranamente su autonomía, o las etapas de su desarrollo evolutivo; o a ciertas actividades (procesamiento precoz, cocción precoz) o fenómenos naturales (lluvias, tormentas que se producen antes de lo previsto)

En ciertos casos es una ventaja, y en otros no. Decimos con orgullo que nuestro hijo caminó o leyó en forma precoz; pero preocupados afirmamos que el embarazo precoz constituye un problema; o hablamos con horror del aumento de la delincuencia precoz.

En general no conviene saltar las etapas de la evolución natural humana (aunque muchas veces es involuntaria) con sobre estimulación, pues una maduración precoz puede impedir disfrutar de los placeres y la despreocupación infantil y juvenil, y provocar frustración y falta de goce presente y futuro. Muchas veces se madura cognitiva y físicamente en forma precoz, pero luego esta maduración se enlentece y quienes venían más aletargados pueden alcanzarlos e incluso superarlos.

La eyaculación precoz es un problema que afecta a los hombres en sus relaciones sexuales en alrededor de un 30 % de ellos, con componentes orgánicos y/o psicológicos.

En casos de niños con problemas cognitivos o físicos se utiliza la estimulación precoz o temprana (tratar desde los primeros meses de vida de provocar respuestas) para que se alcancen los mayores grados posibles en su desarrollo, a través de juegos, música, dibujos, ejercicios, etcétera, según la índole del problema.