Concepto de presbítero

La palabra griega présbys, que significa “el más anciano”, derivó en el término latino presbiter que mantuvo la misma definición. Y de ambas palabras surgió el actual concepto de presbítero con el que se viene identificar a toda aquella persona que dedica su vida al sacerdocio.

Un profesional de la vida religiosa que, en el pasado, si además cumplía con la definición de la palabra griega, anciano, era visto como una autoridad. Y es que esa edad no era entendida como un aspecto negativo, sino todo lo contrario, como algo muy positivo pues suponía que dicha persona tenía un sinfín de experiencias y también una gran sabiduría por todo lo que había vivido durante ese tiempo.

Además, con ese significado global se viene a dejar muy patente también el origen del término pues en la época clásica se llevaba a cabo la elección de los más ancianos para que fueran ellos los encargados de dirigir y llevar a cabo los distintos oficios de carácter litúrgico.

También es señalable que en el castellano medieval, y tomando la palabra latina presbiter, surgió otra: preste, con la que también se definía a un sacerdote. De ella, y también del prefijo griego archi (superior), nació el actual término de arcipreste que se usa para definir a aquel presbítero que, por orden del obispo, tiene cierto poder u orden de mando sobre un conjunto de curas.

Y así del concepto que nos ocupa surgió un sinfín de palabras tales como presbiterio, que es una zona concreta del altar mayor, o presbiteranismo. Este sustantivo, en concreto, viene a definir a una doctrina protestante que establece que la máxima autoridad dentro de la misma recae en un grupo de sacerdotes ancianos.