Concepto de previsión

La palabra previsión, proviene en su etimología del latín “praevisĭonis”, que implica suponer hechos futuros, en base a datos conocidos o signos que preceden al mismo, lo que permite tomar las medidas necesarias para que la persona o la sociedad en su caso, se encuentre más preparada para afrontarlo o disfrutarlo.

Cuando se hace una previsión sobre el clima, a través del pronóstico meteorológico, podemos tomar la precaución de no salir si no tenemos urgencia y se anticipa un frente de tormenta, o podemos guardar el auto si se avecina granizo.

El hombre gracias a su raciocinio, pudo amortiguar los efectos de ciertos fenómenos o circunstancias naturales, tomando medidas al respecto, por ejemplo, en zonas inundables conviene tomar la previsión de construir sobre alturas.

La Historia también nos permite predecir lo que puede suceder en el futuro teniendo en cuenta lo que pasó antes, a fin tomar recaudos (previsiones). Por ejemplo, si en anteriores elecciones democráticas ha habido fraudes, puede tomarse la previsión de ejercer más controles.

En Derecho, un modo que tienen las personas de prever el destino de sus bienes, es la facultad de realizar un testamento, y a nivel social, tomando en cuenta ciertas contingencias, se han previsto sus remedios, como la jubilación para no dejar a los ancianos sin sustento luego de una vida de trabajo. En este sentido, existen leyes e institutos a nivel nacional y local para regular esas contingencias sociales.

A nivel empresarial es muy útil realizar una previsión de gastos, de ventas o de compras, para poder efectuar una eficaz planificación y adecuar el presupuesto.