Concepto de prolijo

Buscando la etimología del adjetivo prolijo nos encontramos con el término latino “prolixus”, integrado por el prefijo de antelación “pro”, y por “lixus” en el sentido de “extenso”, primero aplicado al vertimiento de líquido y luego al uso de muchas palabras para dar explicaciones, las que por ende pueden resultar a veces útiles y otras, tediosas: “El testigo dio una prolija referencia de los acontecimientos que antecedieron al hecho delictivo, que sirvieron para entender lo ocurrido” o “La conferencia analizó tan prolijamente cada detalle del tema que se extendió por más de tres horas”. La prolijidad en este sentido de explicar algo en forma tan minuciosa, puede no tener ninguna utilidad convirtiéndose solo en un rodeo de palabras que solo contribuyen a confundir al receptor del mensaje, lo que puede corresponder de acuerdo a la Psicología, a quienes intentan no revelar sus represiones.

Concepto de prolijo

También suele usarse el calificativo de prolijo para todo aquello que resulte hecho con esmero, arreglado, ordenado y puesto en su lugar adecuado. Lo prolijo en este sentido resulta visualmente atractivo y se asocia muchas veces con el aseo: “Su cabello está muy limpio y prolijo”, “La casa de mi tía está prolijamente decorada y aseada”, “El cuaderno de mi hijo es un ejemplo de pulcritud y prolijidad. Por excepción puede haber cosas prolijas pero sucias: “Tu cuarto esta prolijo en cuanto al orden pero en los muebles hay demasiado `polvo”.

Una letra prolija es la que cuida la regularidad de su tamaño y forma, se escribe sobre el renglón y se evitan tachaduras. En los colegios suele hacerse hincapié en lograr que los niños sean prolijos en sus tareas: “Eres muy buen aluno pero tu carpeta debería estar más prolija, separando las asignaturas con carátulas, subrayando los títulos y ordenando los trabajos por fechas”.

La prolijidad es una virtud, pero llevada al extremo puede ser un síntoma de obsesión: “Mi madre es tan prolija que no puede ver nada fuera de su lugar y muchas veces no tiene ningún momento libre por estar siempre pendiente del orden”.