Concepto de provecho

La palabra provecho procede del latín “profectus” referido a la acción y también al efecto del verbo “proficere”, integrado por “pro” en el sentido de “adelante” y “facere” = “hacer”.

Provecho implica entonces lograr un progreso, un avance o una mejora de tipo económico, social, cultural, laboral, etcétera. Sacar rédito o utilidad de cualquier tipo, de alguna situación o circunstancia.

Ejemplos. “Trabajé en mi provecho toda la vida y pude alcanzar una sólida posición económica”, “Saqué provecho del dinero que ahorré colocándolo en el Banco a interés” o “La naturaleza me permitió con su generosidad sacar provecho de estas tierras fértiles”.

En la vida muchas veces se presentan oportunidades y hay que estar atentos para obtener de ellas el suficiente provecho o beneficio pues tal vez no vuelvan a repetirse. Ejemplos: “Saqué provecho de mi viaje de negocios, pues además conocí muchos lugares bonitos”, “Me levanté tan tarde que no pude sacar provecho de este bonito día de sol” o “Tuve la ocasión de participar en un concurso de habilidades, pero no aproveché la oportunidad por temor al ridículo”.

Aprovecharse de otro es usar el trabajo o las aptitudes de otra persona en el propio beneficio: “Se aprovechó de lo responsable que es su amigo para presentar como propios sus trabajos” o “Me hizo trabajar más horas que las pactadas aprovechándose de mi amabilidad”. Hay personas interesadas que solo se acercan a otras para obtener un beneficio o provecho de ellas, no dan nada si a cambio no reciben un provecho.

La expresión “Buen provecho” que se dice cuando las personas están comiendo es una fórmula de cortesía para desearles que lo que ingieren les resulte saludable.