Concepto de recepción

Llamamos recepción, palabra originada en el latín “receptionis” a la acción de recibir, y su efecto.

Es la aceptación de una cosa, ser vivo, emoción, idea o señal, que proviene de otro, para tomar contacto con ello, hacerlo propio o destinarlo al fin previsto. Ejemplos: “he recepcionado la correspondencia de mi vecino”, “mi perro ha sido recepcionado en la veterinaria para operarlo”, “He recepcionado una gran emoción” o “tus pensamientos han sido recepcionados por mí y cambiaron mi modo de ver la situación” o “acabo de recepcionar la señal de tu radio”, respectivamente.

En los lugares comunes destinados a vivienda temporal o permanente como hoteles, pensiones o edificios de propiedad horizontal, existe generalmente un lugar a la entrada de los mismos, llamada recepción, donde los visitantes o potenciales moradores se anuncian y registran a fin de ser o no admitidos. También es el lugar donde si hay alguna persona o lugares cerrados destinados al efecto, se dejan llaves, correspondencia u otros efectos personales de quienes allí habitan, para ser retirados por ellos. Ejemplos: “Si sales del hotel, no olvides dejar la llave en recepción, ya que aprovecharan tu ausencia para asear el cuarto”. En los hoteles es también allí donde se canalizan las dudas y problemas y se efectúa el pago del alojamiento.

En las empresas, y dentro del proceso de producción, la recepción de insumos que provienen de los proveedores, es su primera fase, luego que el sector compras hubiera ordenado su entrega previo pago. El sector destinado a recepción debe constatar que la mercadería entregada coincida en cantidad o calidad con la contenida en el pedido de compra.