Concepto de reemplazo

Con reemplazo hacemos referencia tanto a la acción de reemplazar como a su efecto, siendo una palabra que nos vino desde el francés que a su vez la tomó del latín y este idioma del griego. Se integra por los prefijo “re” e “in” que indican repetición e interior, respectivamente y por “plateia” con el significado de calle o lugar.

Un reemplazo implica poner a algo o a alguien en el lugar o sitio que antes tenía otra cosa u otra persona. Ejemplos: “Me voy a casa, ya terminé de trabajar y ha llegado mi reemplazo”, “Quiero reemplazar los muebles de mi casa por otros nuevos”, “No logro reemplazar a mi perrito muerto por este otro, aunque sea lindo y cariñoso, extraño al que se fue”, “Reemplaza tus ideas por otras más positivas”, "Debes reemplazr tus antiguas lámparas eléctricas por las de bajo consumo", “No soy un reemplazo de tu antigua novia, si sigues pensando en ella, es mejor que te olvides de mí” o “Al lesionarse el jugador debieron nombrar pronto un reemplazo para no interrumpir la competencia”.

Concepto de reemplazo

En el ámbito militar se aplica a los jefes u oficiales que están sin un lugar o plaza, a la espera de que se produzcan vacantes, las que entrarán a ocupar por reemplazo.

En Medicina la operación de reemplazo de cadera, empleada con éxito desde 1960, se usa para que aquellos pacientes que presenten en sus caderas severos daños, por ejemplo por sufrir de osteoartritis o fracturas, donde se reemplazan el hueso y cartílagos que producen el problema por hallarse lesionados, por piezas artificiales.

En Teología Cristiana, existe una teoría conocida como “del reemplazo”, en donde se sostiene que entre Dios y los cristianos se estableció a partir del Nuevo Testamento y la llegada del Cristo como salvador a la Tierra, un nuevo pacto, en reemplazo o sustitución al que en el Antiguo Testamento había sellado Jehová con el pueblo judío.