Concepto de refutación

La palabra refutación alude a la acción de refutar y a su efecto. Refutar es un verbo que proviene en su etimología, del vocablo latino “refutare” que significa rechazar una afirmación, ya que se compone de “re” = retroceder y “futare” = golpear. Lo que trata de golpearse o anularse son los argumentos expuestos, mediante el empleo de contra argumentos que les restan certeza. Las teorías y leyes científicas persisten mientras no se logre refutarlas.

Nicolás Copérnico logró refutar la teoría geocentrista, probando que el sol es el centro de nuestro universo (heliocentrismo) idea que ya había expuesto infructuosamente Aristarco de Samos, tres siglos antes de la era cristiana. Galileo Galilei probó definitivamente la cuestión. Esta refutación al geocentrismo casi le cuesta la vida a Galileo, quien debió negar su propia verdad para que le conmuten la pena a prisión perpetua.

Concepto de refutación

Hay otras afirmaciones que son dudosas sobre si refutan otras ideas o no. Eso sucede por ejemplo con la idea darviniana de la evolución de las especies, que muchos afirman, refuta la idea bíblica de la creación humana como obra divina.

La conquista de América por parte de los europeos, fue tenida como una gran hazaña durante mucho tiempo, cuando las leyendas rosas de la conquista hablaron de que se trajo al territorio americano una nueva y caritativa religión y una cultura mejor, a este mundo salvaje. Sin embargo, la leyenda negra de la conquista ha logrado refutar muchas de esas ideas, ya que quienes llegaron a América lo hicieron especialmente por ambición, y el cristianismo fue impuesto de modo sanguinario y violento. Entre estos autores que refutan la leyenda rosa, podemos mencionar al escritor contemporáneo Eduardo Galeano, autor de “Las venas abiertas de América Latina”.