Concepto de repercusión

Repercusión es un término que reconoce su origen en el latín “repercussionis” que a su vez procede del verbo “repercutere” que alude a la acción de rebote que se produce tras un choque. Séneca empleó el término en el siglo I para referirse a la reflexión de la luz.

Se trata de un cultismo que hoy empleamos para referirnos al efecto rebote o influencia que algo produce; a la causa que produce una consecuencia: “Si bien me he curado de esa rara dolencia, ella ha repercutido en mi organismo de modo muy negativo dejándome secuelas” o “La separación de sus padres repercutió desfavorablemente en el rendimiento escolar del niño”.

También es repercusión la importancia que cobra un hecho y que por ello se difunde y es comentado, y muchas veces sometido a crítica. Ejemplos: “La muerte del líder cubano Fidel Castro repercutió profundamente en la prensa nacional e internacional” o “La repercusión mediática que tuvo el divorcio del matrimonio de actores fue enorme”.

La repercusión puede tener diversos grados, alcanzando en ocasiones a un pequeño grupo de personas: “La enfermedad de mi madre causó repercusión entre nuestros familiares y amigos”, los medios de comunicación masivos cumplen una función trascendental a la hora de propagar las noticias y que ellas tengan repercusión pública. Por supuesto, para que los medios se hagan eco de estos acontecimientos deben haber sido protagonizados por personajes públicos, ser descubrimientos revolucionarios en el plano científico, afectar a muchas personas o ser una tragedia, entre otros casos.

Por otro lado es sinónimo de eco o de resonancia: “El sonido tan fuerte repercutió en mi cerebro por varios días”.