Concepto de resabio

El origen etimológico de la palabra resabio no es claro. Parece derivarse del latín vulgar “resapium”, derivado a su vez de “resapĕre” verbo conformado por el prefijo reiterativo “re” y el verbo “sapere” que alude al gusto, al sabor y también al saber.

El resabio es lo queda luego de comer o beber algo, o de haber vivido una mala experiencia o haber adquirido una costumbre mala o hábito antisocial, usándose en general cuando estos efectos son negativos.

En el caso del sabor, cuando comemos o bebemos algo que no nos gusta y nos cuesta quitarnos ese dejo desagradable de la boca, decimos que nos quedó un resabio, por ejemplo: “Ya he comido caramelos y otros dulces, me he lavado varias veces los dientes pero no logro quitarme el resabio de esa comida tan amarga que me sirvió mi vecina, no sé qué condimentos habrá usado” o “Cuando comes alguna comida con ajo es difícil sacarte el resabio”.

Concepto de resabio

Con respecto a las experiencias y hábitos: “He vivido tantas injusticias que me ha quedado como resabio el ser muy desconfiado”, “Tengo resabios de mi infancia pobre y desamparada lo que me impide ser feliz”, “Fue tan consentida de pequeña que le quedó como resabio ser muy caprichosa” o “El consumo de tabaco me dejó como resabio una tos crónica”.

No solo los resabios que quedan por hábitos adquiridos los tienen los humanos, sino también muchos animales, como por ejemplo, los perros que atacan pues los acostumbraron a ello y luego es difícil quitarles ese resabio.

En la canción Torre de Marfil del cantautor argentino Gustavo Cerati (1959-2014) se habla de “desconfiar de un resabio de luz” aludiendo a una luz escasa, tenue y mezquina.