Concepto de retroceder

La palabra retroceder es un verbo que procede del latín “retrocedere”, vocablo integrado por el prefijo “re” que en este caso indica un retroceso o “vuelta atrás” y el verbo “cedere” que alude a “caminar”.

De acuerdo a su etimología, retroceder implica una vuelta atrás, desandando el camino recorrido ya sea éste material o espiritual.

Las cosas pueden retroceder si existe una fuerza que los impulsa en retroceso: “Hice retroceder la pelota, pateándola hacia atrás”.

En un arma de fuego, el retroceso es la fuerza que impulsa un movimiento contrario al que impulsa la salida del proyectil.

Un retroceso económico supone que las finanzas individuales, grupales o del propio Estado están sufriendo una crisis, donde los egresos superan a los ingresos, o éstos son menos significativos que en etapas anteriores.

Un retroceso en los valores o en la cultura en general significa perder aquellas conquistas éticas que una sociedad considera fundamentales para su existencia armónica y digna: “La gente ya no es tan sincera u honesta como antes, los valores han retrocedido aceptándose costumbres incivilizadas”.

Cuando alguien (animal o persona) se dirige hacia algún sitio, realiza una acción dinámica de movimiento. Puede hacerlo a pie o en algún medio de locomoción, y así va avanzando hacia la meta. Si decide o es obligado a volver hacia el punto de partida, eso es retroceder: “El animalito retrocedió asustado, cuando vio al cazador”, “Debimos retroceder mientras conducíamos hacia nuestra casa de campo, pues la ruta estaba inundada y en nuestro automóvil comenzaba a ingresar el agua, por lo que decidimos volver atrás y tomar una senda más segura”, “Retrocedimos mientras caminábamos por el bosque pues sentimos un aullido aterrador” o “El secuestrador obligó al joven a retroceder, y lo introdujo en el baúl de su camioneta”.

Retroceder en la puesta en marcha de un plan o proyecto, es no proseguir con su ejecución, darse por vencido temporal o definitivamente: “Retrocedí en mi plan de instalar un comercio cuando comprendí que no iba a poder afrontar los costos” o “El gobierno retrocedió con la medida de aumento de impuestos al advertir el descontento popular”.

Lo que es imposible de hacer retroceder es el tiempo, el que avanza en forma incontenible, aunque existe un modo de intentar volver atrás a través de los recuerdos: “Estas fotografías me permitieron retroceder en el tiempo e imaginar a mis hijos otras vez niños”.