Concepto de rigor

Derivada etimológicamente del latín “rigoris”, que a su vez procede del verbo “rigere” con el significado de encontrarse rígido, tieso, estático, especialmente a causa del extremo frío, de allí que aún hoy empleemos la palabra rigor muy estrechamente relacionada al clima: “Las temperaturas han alcanzado su máximo rigor, no se puede salir de las casas a causa del intenso frío” o “En los polos el rigor climático es extremo”.

También rigor está asociado a lo que es inflexible, estricto y severo en otros ámbitos, por ejemplo: “El rigor de la ley es general, nadie debiera poder escapar a sus mandatos”, “El Juez aplicó la condena en el máximo rigor que podía dentro de la legislación vigente”, “La maestra enseña con mucho rigor, los niños les tienen temor a sus castigos” o “La madre educa al niño sobre las buenas costumbres, no permitiendo que se desvíe en lo más mínimo de sus cánones morales rigurosos”.

Concepto de rigor

La expresión “en rigor a la verdad” quiere decir que los dichos o enunciados se ajustarán estrictamente a lo comprobado, sobre lo que no caben dudas. Esto es muy importante en el ámbito de las ciencias, donde se exige en la formulación de las leyes que el método científico, con sus etapas de observación y experimentación, se haya seguido con todo rigor.

Las “normas de rigor” son las que han sido impuestas por la costumbre y por ello se suponen conocidas por todos.

En Biología se habla del “rigor mortis”, que se produce cuando el organismo fallece y se convierte en cadáver. Éste al principio pierde completamente su fuerza muscular y luego se contrae, se relaja y finalmente se torna inflexible lo que aparece paulatinamente alrededor de las tres horas luego del deceso y se completa en un período de aproximadamente doce horas. Poco a poco el rigor de la muerte va desapareciendo a medida que avanza el proceso de descomposición del cuerpo.