Concepto de sentido

La palabra sentido proviene en su etimología del latín “sensus” y puede alcanzar distintos significados que dependen del contexto.

Puede referirse a la captación de estímulos externos (imágenes, sonidos, texturas y sabores) por medio de los órganos preparados para ello, por ejemplo: “mi sentido del oído es desastroso. No reconozco ninguna melodía”, “perdí mi sentido de la vista y ya mi mundo carece de colores”.

A estos cinco sentidos se le agregan a veces otros como capacidades humanas de captar o expresar sentimientos o sensaciones; así hablamos de sentido del humor, sentido de la moda o sentido práctico.

El sentido común tiene un profundo valor práctico y se capta por la intuición. Significa saber que hacer en un caso concreto, sin poder explicarlo por vía racional.

También indica dirección, referido por ejemplo a las normas de tránsito; por ejemplo: “en esta calle no puede circularse en doble mano, hay un solo sentido de circulación”, o al trayecto que siguen las agujas del reloj para marcar la hora; por ejemplo “debes mover la palanca en el sentido de las agujas del reloj”.

Otra acepción es la de sentido como modo de razón o argumentación: “no entiendo el sentido de tus palabras”, “mi vida no tiene sentido si mi hijo me desprecia”, o como significado: ¿Puedes explicarme en qué sentido los dices” o como interpretación confusa, cundo se habla de doble sentido (queriendo decir una cosa se dice otra que se deja entrever) en general con fines picarescos.

Además puede usarse para hacer referencia a que se incluye en alguna acción un sentimiento, por ejemplo “escuché conmovida sus sentidas palabras”.

Sentido como estado de conciencia, por ejemplo “al desmayarse se pierde el sentido”.