Concepto de silencio

El silencio es la ausencia de sonido o ruido, que puede ser durante un lapso pequeño o pausa, o durante un tiempo prolongado. Hay ciertos lugares donde se exige no emitir sonidos fuertes como centros de salud o bibliotecas, para no obstruir la función del establecimiento.

Guardar silencio es no responder ante una pregunta que exija respuesta. En este caso el silencio no sólo se rompe por la expresión hablada sino también por la escrita, que manifiesta la voluntad del receptor del mensaje. Un viejo dicho, expresa “Quien calla, otorga” lo que en sentido jurídico es irrelevante, salvo que se exija una respuesta. Por ejemplo, si alguien recibe una intimación de pago, y se le requiere que responda por el reconocimiento de ella en cierto tiempo, el no hacerlo, implica aceptar el carácter de deudor. Pero si no existe obligación de expresarse, el silencio no acarrea responsabilidad. Así un Derecho Constitucional es “no declarar contra sí mismo” por lo cual el silencio del acusado no importa reconocer el delito o la falta cometida.

No siempre el simple silencio verbal significa falta de respuesta, ya que ésta puede ser dada expresamente por escrito o por signos evidentes, como cuando se asiente con la cabeza; o puede darse la respuesta de manera tácita, que se expresa comenzando a ejecutar el acto de que se trate sin mediar palabra o texto escrito, como cuándo alguien acepta contratar un vehículo de transporte público, subiendo al mismo y pagando por el traslado, sin pronunciar palabra.

Silencio sepulcral se dice de un lugar donde no se percibe sonido alguno, aludiendo a la quietud propia de los muertos.

En música cada nota musical se acompaña de un silencio o pausa, que varía dependiendo de la nota a la que representa.