Concepto de sostener

La palabra sostener nos llega desde el latín “sustinere”, vocablo compuesto por el prefijo “sub” que indica que algo está por debajo y el verbo “tenere” en el sentido de retener algo, sentirse su dueño. Siempre hay dos elementos para que exista la acción de sostener: un sostén o base de apoyo y el objeto o sujeto sostenido.

Se aplica en diversos contextos:

Para mantener o sustentar algo material de modo firme, evitando que se caiga, por ejemplo: “Hay que sostener el palo atándolo a la pared para que se mantenga erguido”, “El techo se sostiene precariamente con esas paredes de chapa”, “La piedra se sostuvo en equilibrio mucho rato hasta que cayó al precipicio” o “Debes sostener con mano firme ese recipiente pesado y lleno para que no se vuelque”.

Concepto de sostener

En el caso de cosas inmateriales: “Si deseo sostener mis principios no debo ceder ante las amenazas de mis enemigos”, “Sostuvo una larga conversación con su abogado donde se pusieron de acuerdo en las estrategias de la defensa”, “Mi fe me ha sostenido en las peores crisis de mi existencia” o “El testigo sostuvo sus dichos frente al Tribunal y fue muy creíble”.

En el sentido de dar apoyo, material o moral: “La mujer sostiene a toda la familia con su escaso sueldo, se las ingenia muy bien a pesar de tener un esposo enfermo y tres hijos pequeños” o “Mi hermana me sostuvo con su cariño ante la terrible pérdida que he sufrido”.

El Desarrollo Sostenible, en Ecología, se refiere a propender al progreso y a la explotación de recursos sin que el Medio ambiente colapse, asegurando bienestar en el presente pero sin que el futuro del planeta se resienta.

En Música, el sostenido es un signo de alteración (♯) que hace que una nota resulte afectada, elevando su altura en un semitono. Es lo contrario del bemol que la baja en un semitono.