Concepto de súbito

La palabra súbito hace referencia a algo que ocurre de modo repentino, sin aviso previo, causando sorpresa. Procede en su etimología del latín “subitus”, participio del verbo “subere” en el sentido de subir. Lo súbito emerge de improviso, presentándose de forma impensada, pudiendo hacer referencia a varios hechos o situaciones, por ejemplo: “El león apareció súbitamente en el poblado y causó el terror de los moradores”, “Súbitamente el cielo tomó un color plomizo y la lluvia comenzó a caer copiosamente”, “Las luces se encendieron súbitamente y los amigos que estaban escondidos se dieron a conocer en la fiesta sorpresa” o “El ladrón súbitamente extrajo el arma y todos en el comercio enmudecieron de miedo”.

Concepto de súbito

En Medicina podemos hablar de un súbito acceso de tos, de fiebre que se elevó súbitamente o de súbitos escalofríos, por ejemplo. Particularmente se conoce como muerte súbita, a aquella muerte natural provocada por fallas cardiacas que se presenta en forma inesperada, no pasando más de una hora entre los primeros síntomas (mareos, taquicardia) y el desenlace fatal, en individuos, la mayoría de los cuales padece cardiopatía isquémica. La pérdida de conciencia es lo que caracteriza a esta patología porque la sangre no llega al cerebro, al no latir el corazón, y como consecuencia, las células cerebrales mueren por falta de oxígeno, a los pocos minutos.

Entre los factores de riesgos podemos mencionar la edad, siendo más frecuente en los lactantes, y entre los 45 y 75 años; la actividad física demasiada intensa; causas genéticas; algunos medicamentos como diuréticos y antiarrítmicos; etcétera.

Una alimentación sana, evitar fumar, descanso adecuado y actividad física moderada, pueden prevenir la muerte súbita. Pero también puede lograrse a veces, resucitar a quien tuvo una muerte súbita mediante maniobras de resucitación cardiopulmonar si se actúa con presteza.

En Psicología, las emociones son sentimientos que aparecen en forma súbita, son poco duraderas y en general bastante violentas; entre ellas podemos mencionar la pasión, la cólera o el terror: “Súbitamente estalló en una carcajada contagiosa”, “La miré y súbitamente mi corazón comenzó a latir con frenesí y la pasión se apoderó de mí” o “Me insultó y súbitamente me encolericé y comencé a gritarle de modo impulsivo”.