Concepto de sujeto activo

El sujeto es alguien, no identificado, del que puede o no ser pasible conocerse su identidad; y será activo cuando realiza una acción, a diferencia del sujeto pasivo que es quien recibe el efecto del accionar del sujeto activo, o bien no realiza ninguna acción. Es por ello que la noción de sujeto activo se usa en numerosas disciplinas y contextos.

En el ámbito jurídico, y dentro del Derecho Privado, cuando hacemos referencia a la materia contractual, identificamos en el vínculo obligacional, un sujeto activo, denominado acreedor, que es el que puede legalmente exigirle al deudor, sujeto pasivo, que cumpla la prestación a la cual se comprometió.

En el ámbito procesal, sujeto activo es el que promueve la demanda o el reclamo, y con ello pone en movimiento el aparato jurisdiccional. Por ello recibe el nombre de actor.

En matera fiscal, es el Estado, a través de sus organismos competentes, el sujeto activo, quien puede reclamar el pago de tributos impuestos legalmente, a los contribuyentes (sujetos pasivos que deben pagar) y en caso de incumplimiento puede también sancionar, como sujeto activo.

En Derecho Penal, el sujeto activo de un delito es la persona que realiza la conducta que la ley califica como delictiva, pues lo que ha hecho es exactamente lo descrito por la norma como antijurídico, ya sea como acción (mató, robó, violó, etcétera) o como omisión (por ejemplo en el abandono de persona).

En Gramática, cuando el sujeto de la oración, ejecuta la acción expresada en el verbo, recibe el nombre de sujeto agente, y da origen a las oraciones activas, por ejemplo: “Julián estudió la lección”, a diferencia de lo que ocurre en las oraciones pasivas, donde el sujeto paciente, sufre la acción sin ejecutarla. Se forman con el verbo “ser” más el participio verbal, ejemplo: “María fue sometida a careo”.