Concepto de suprimir

Suprimir significa quitar, descartar, desechar o eliminar. Es un verbo de tercera conjugación que se originó en el vocablo latino “supprimere”, integrado por el prefijo “sub” que indica “debajo” y por el verbo “premere” = “presionar”.

Muchas veces existen cosas superfluas, innecesarias, disvaliosas, excesivas, que conviene suprimir para que lo esencial o importante pueda aprovecharse en plenitud. Ejemplos: “Debes suprimir en tu narración los detalles fantásticos para que resulte menos impresionante pero más verosímil”, “Suprime dos centímetros del largo del vestido para que luzcan tus hermosas piernas”, “Debes suprimir gastos si deseas que tu salario alcance”, “Suprime tu gesto amargo y harás más amigos” o “Debo suprimir el azúcar pues padezco de diabetes”.

Sin embargo a veces suprimimos cosas que son necesarias o gratificantes para nuestra existencia, para nuestra familia o comunidad, para que una obra quede acabada, para una vida saludable, etcétera. Ejemplos: “He suprimido horas a mis descanso para poder terminar mi trabajo pero he perdido mi salud”, “Mi jefe me suprimió las vacaciones y por ello le haré una demanda”, “La nueva ley suprimió varios derechos de los que gozaban los trabajadores”, “Suprimí las visitas a mi madre por dedicar mi tiempo a actividades que creía esenciales, y hoy que no la tengo me arrepiento mucho”, “Juan suprimió dos ventanas en su casa para aprovechar mejor la pared, pero ahora hay muy poca iluminación natural” o “Suprimí los deportes y me siento con poca energía”.

En Psicología, la supresión es un mecanismo de defensa, por el cual, cuando una persona tiene deseos, impulsos, se encuentra en una situación difícil o ha vivido momentos que podrían desequilibrarlo psíquicamente, inconscientemente los elimina o suprime, reprimiéndolos.

En Informática, existe una tecla en los ordenadores, que suprime o borra las letras, palabras o frases que escribimos por error. Puede aparecer como “Supr” o “Del”.