Concepto de sustento

La palabra sustento hace referencia a la acción y al efecto del verbo sustentar, originado etimológicamente en el latín “sustentāre” entendido como sostén, base o apoyo de algo o de alguien.

El sustento personal se refiere a lo que alguien necesita para poder tener cumplidas sus necesidades básicas, especialmente las de alimentación, vivienda y abrigo. Los niños no pueden proveerse del sustento por sí mismos, por lo cual tienen que hacerlo por ellos sus padres o quienes son sus tutores o guardadores. Los adultos obtienen su sustento de su trabajo. Ejemplos: “mi sueldo es tan bajo que no alcanza para mi sustento”, “Juan es un haragán y su esposa le brinda sustento económico” o “El Estado debe hacerse cargo del sustento de los desamparados”.

Concepto de sustento

El sustento legal son las normas jurídicas que refuerzan y hacen procedente un reclamo ante la justicia, y nos otorga el derecho a ejercer una acción para que se nos reconozca nuestra demanda. Ejemplo: “El artículo 14 bis de la Constitución argentina y la Ley de Contrato de Trabajo son el sustento legal para que deban pagarme horas extras si me retuvieron en mi empleo más horas de las convenidas”.

El sustento ideológico son los pensamientos que inspiran ciertos movimientos, partidos políticos, revoluciones y otros hechos humanos. Ejemplo: “El Iluminismo y la Ilustración fueron el sustento ideológico para que estallara la Revolución Francesa”.

Sustento espiritual es aquel apoyo o ayuda que necesitan los seres humanos para sentirse seguros y reconfortados en el plano emocional, por ejemplo: “sus nietos fueron el sustento emocional para sobrellevar su terrible enfermedad” o “se refugió en la religión para encontrar un sustento ante la desgracia que le tocó vivir”.

Sustento teórico son las razones doctrinarias que corroboran nuestros dichos. Ejemplo: “tus argumentos son vacíos no hay ningún autor de renombre que avale tu exposición, por eso carece de sustento teórico”.