Concepto de tema

La palabra tema se originó en el idioma griego, de donde pasó al latín como “thema” con el significado de “asunto o materia”, y así llegó a nuestro idioma.

Hablamos entonces de tema cuando nos referimos a algo, por ejemplo, en este caso, el tema del artículo es justamente resolver, qué es un tema.

Puede usarse en variados contextos, por ejemplo en el ámbito académico: “elije un tema para dar el examen, prepáralo muy bien y luego estudia los conceptos fundamentales del resto del programa”, “el tema desarrollado hoy por el profesor, fue la Revolución Francesa, lo explicó muy mal”, “el examen fue distribuidos en tema 1 y tema 2, y eran ambos de similar dificultad”, “los temas van creciendo en complejidad a medida en que el alumno avanza en sus estudios”, “se habló de tantos temas, que no me quedó claro ninguno” o “es importante que los profesores completen el libro de temas para llevar un control del cumplimiento de la currícula”.

Concepto de tema

Cuando se analiza una obra literaria, científica, histórica, etcétera, puede existir un tema principal y otros secundarios o sub temas. El tema principal es llamado leitmotiv. Por ejemplo en el “Martín Fierro” de José Hernández, el tema principal es el gaucho y sus desventuras; y los secundarios, la relación con su esposa, con sus hijos o con sus amigos.

En el arte, el tema es lo que inspiró al autor a pintar, esculpir o crear música. Muchas veces aparece reflejado en el título de la obra. En Música, es común llamar tema, a las canciones: “ha tocado un tema de Luis Miguel” o “mi novio y yo coincidimos en el gusto musical, nos gustan los mismos temas”.

En Lingüística, morfológicamente, un tema, es un lexema o unidad mínima de la palabra con significación, más sus prefijos o sufijos, excluyendo las desinencias, que permanece inalterable, aunque concurra un formante flexivo.