Concepto de terror

La palabra terror deriva de igual vocablo latino, y significa temblor. Se aplica al miedo que alcanza tal intensidad que provoca temblores en su manifestación somática, además de otros síntomas, como sudoración, parálisis, taquicardia, etcétera, e incluso puede provocar la muerte.

El grado de miedo que alcanza la calidad de terror, varía en cada caso particular. Algunas personas no se aterran demasiado fácilmente mientras otras, sí. También depende mucho de si poseen o no, autocontrol. A algunos la aparición de un pequeño roedor puede causarles terror, mientras otros ni se inmutan ante su presencia.

Concepto de terror

Sin embargo, a pesar de ser una sensación muy desagradable, se usa el género de terror como divertimento o pasatiempo en películas y obras literarias, habiendo mucha gente que disfruta de sentir el pánico, sabiendo por supuesto, que es ficticio. Para producir dicho efecto se utilizan personajes fantasmales, diabólicos, crueles, sanguinarios, y en general se ambientan en cementerios, casas abandonadas u otro tipo de sitos lúgubres, jugando además con la sorpresa y el suspenso.

También se conoce como “Terror” a los dos primeros períodos de la Revolución Francesa, dominados por los jacobinos, que lo justificaban para castigar la traición, creando para juzgar esos delitos, tribunales populares. El primer período comprende, desde el 10 de agosto de 1792 (día en que ocurrió el asalto a las Tullerías y el arresto de Luis XVI) hasta el 20 de septiembre del mismo año, en que se produce la reunión de la Convención. El segundo período se extiende desde la Convención, que ordenó guillotinar a Luis XVI el 21 de enero de 1793, hasta la ejecución de Robespierre, líder del Terror, sucedida el 28 de julio de 1794.