Concepto de tino

Absolutamente de origen etimológico incierto es la palabra tino que ahora nos ocupa. Un concepto que se caracteriza, entre otras cosas, porque cuenta con más de un significado y porque sus distintas acepciones son empleadas con mucha frecuencia por todo el mundo.

Así, en primer lugar, podemos exponer que tino es un sustantivo que se utiliza para hacer referencia a la facilidad que tiene cualquier persona para acertar y encontrar lo que se busca en la oscuridad y sólo guiándose por el tacto.

De la misma manera, y quizás este sea el uso más frecuente, también solemos emplear dicho concepto para determinar que alguien en cuestión tiene mucha destreza y también acierto a la hora de dar de pleno o en el blanco de un objeto al que se está tirando. En este sentido, podríamos poner varios ejemplos que explican esta acepción que hemos determinado: “Era increíble el tino que tenía Guillermo Tell con su ballesta” o “Tuvo mucho tino en el puesto de la feria a la hora de tirar las latas que se establecían y consiguió así un regalo”.

Como sinónimo de moderación y de prudencia también puede emplearse este concepto que cuenta con otra serie de significados que nada tienen que ver con los hasta ahora expuestos. Así, puede decirse que tino, en este caso procedente de la palabra latina tinum, es también una vasija que se emplea para el tinte. Y de la misma forma, también se usa para definir al lugar que está destinado para la aceituna o la uva que luego dan lugar a productos como el aceite o el vino.