Concepto de tono

Nos debemos retrotraer al latín “tonus” para hallar a etimología de la palabra tono, que alude a una cuerda tensa o tirante, y por extensión a lo que resulta fuerte o vigoroso.

Con respecto a los sonidos y en Acústica, desde el punto de vista de su propiedad física denominada frecuencia, los tonos de los mismos oscilan entre agudos y graves.

La percepción del tono es subjetiva, y psicológicamente esa sensación se percibe en tonos altos o bajos. Relacionar el tono con la altura del sonido es muy frecuente, aunque se trata de otra propiedad del sonido que es la intensidad y no el tono, por ejemplo: “A ver si bajas un poco el tono de tu voz, me estás gritando y me debes respeto” o “La niña habla en un tono tan bajo que no se la escucha”. También se lo vincula con la gravedad o seriedad de un asunto: “El tono de esta conversación es demasiado solemne” o “El tono grave que usó el presidente para referirse a la situación del país dejó a todos preocupados”.

Concepto de tono

El tono musical es un intervalo entre una nota y la que le sigue, salvo del mi al fa y del si al do; que se corresponde con un sexto de octava. La doceava parte de octava, o sea, la mitad de un tono, es un semitono.

En los colores, hablar de tono, es hacer referencia a su tinte o matiz que los hace cualitativamente diferentes dentro de una gama y se relaciona con la longitud de onda, por ejemplo: “Este tono de amarillo más claro me agrada para pintar la habitación”. En pintura un tono es un color puro, sin añadido de blanco ni negro.

En el teléfono, decimos que “no tiene tono” cuando al descolgarlo no emite ningún sonido que nos indique la posibilidad de efectuar la llamada, y por ende, es una señal de que no funciona.

En Medicina, el tono muscular se refiere a la contracción continua de los músculos, pasiva y parcial que contribuye a mantener la postura corporal.