Concepto de traslado

Proveniente su etimología del vocablo latino “translatus” que significa mover de un sitio a otro o de un tiempo a otro.

Los objetos que son susceptibles de ser traslados de un lugar a otro diferente se denominan cosas muebles, como por ejemplo una silla, una mesa, un cuaderno, un rebaño, etcétera. Cuando uno cambia objetos y/o personas de lugar se habla de mudanza: “me mudé de escuela, o de barrio, o de oficina o de cuarto…”

En el ámbito laboral se denomina traslado cuando se asigna a un empleado un trabajo definitivo o temporal en un lugar distante de aquel en el cual hasta entonces cumplía sus funciones; esto es muy común en el ámbito militar.

Cuando las personas se trasladan en forma definitiva de su lugar de residencia se dice que emigran, ya sea dentro del mismo territorio nacional (migraciones nacionales) o a otros países (migraciones internacionales).

En Derecho se denomina dar traslado a la notificación de escritos judiciales que una de las partes debe hacer a la otra. Por ejemplo el traslado de la demanda es la comunicación que recibe el demandado de lo que se le imputa o reclama, para poder así en su contestación, oponer excepciones si las hubiera.

El traslado temporal se produce a través del recuerdo: “mi memoria se trasladó muchos años atrás cuando mis hijos eran muy pequeños”; aunque también podemos trasladar nuestros planes “para más adelante”.

En el ámbito lingüístico cuando se traslada el sentido de una palabra o de una frase a otra diferente, decimos que se ha utilizado una metáfora (que se traduce como transferencia en su etimología griega).