Concepto de trunco

Del latín “truncus”, trunco es la acción y el efecto del verbo truncar. Trunco alude a algo cortado o mutilado. Se aplica a todo aquello que no pudo concretarse o llegar a cumplir un objetivo. Es sinónimo de incompleto. Ejemplos: “Mis sueños de ser una gran bailarina quedaron truncos a causa del accidente que paralizó mis piernas”, “El proyecto de formar una sociedad con José quedó trunco tras su fallecimiento”, “Mis estudios quedaron truncos por culpa de mi adicción al alcohol” o “Los proyectos del gobierno de erradicar la pobreza quedaron truncos por el manejo del presupuesto”.

Concepto de trunco

Los proyectos pueden resultar truncados por hechos internos o personales o condiciones externas del entorno. Generalmente dejar trunco lo que se deseaba concretar trae aparejada desazón y tristeza, aunque pudimos dejar truncos ciertos objetivos para encarar otros tal vez mejores.

En Gramática se aplica a los casos en que se omiten de modo intencional en las expresiones, palabras o frases. En ocasiones cortamos frases (las truncamos) y las unimos a otras, resultando enunciados carentes de coherencia.

Es además un concepto que se usa en Geometría para mencionar conos, cilindros o pirámides truncados.

Un cono truncado o también llamado tronco de Garófalo es un cuerpo geométrico que surge como resultado de cortar un cono por medio de un plano que sea paralelo a la base, separando el vértice, como el caso de la rotación de un trapecio rectángulo que ha utilizado como eje de giro el lado que resulta perpendicular a las bases. Una pirámide truncada es el cuerpo geométrico resultante de cortar la pirámide con un plano paralelo a su base, y también separar el vértice.