Concepto de verosimilitud

La verosimilitud es aquello que resulta verosímil o sea verdadero, derivándose también esta palabra del latín “verus” y de “similis” semejante. O sea que la verosimilitud es aquello que hace que algo se asemeje a lo real, lo creíble.

Puede ser real o no, pero al menos tiene la apariencia de serlo. Ejemplos: “tus excusas carecen de verosimilitud, ni un niño pequeño creería que llegaste tarde porque el tránsito estaba congestionado en este pequeño y tranquilo pueblo” o “trataré de darle a mi campaña de ventas la máxima verosimilitud para que la gente crea que las ofertas son reales”, o “la maestra creyó en la verosimilitud de las excusas que inventé por no haber estudiado la lección, pues es creíble que alguien se sintiera enfermo en estos días tan fríos, especialmente porque se me advierte algo resfriado”.

Concepto de verosimilitud

En Literatura, en Teatro y en Cine, es importante que el relato, incluso el imaginario conserve ciertas reglas de coherencia, pues el lector debe sentir que se le transmite algo verosímil, creíble, dentro del contexto que ha creado el autor.

Existen obras que exponen casos que ya el lector o espectador conoce desde sus inicios que son casos ficticios, como por ejemplo, “el curioso caso de Benjamin Button” obra de Francis Scott Fitzgerald, novelista estadounidense que vivió entre los años 1896 y 1940, y que David Fisher llevó al cine siendo protagonazada por Brad Pitt. Si bien es obvio que no puede contarse la historia de un ser vivo al revés, naciendo viejo e ir rejuveneciendo con el paso del tiempo, es un relato que conmueve y en el que quien lo lee o lo ve, se siente dentro de esa realidad de un tiempo invertido, que se sabe que no es real pero que guarda coherencia con la trama planteada.

Verosimilitud también se usa en Estadística para designar en un modelo, una función de los parámetros, que permite ajustarlo y extraer inferencias a partir de observaciones. Es, con respecto a la probabilidad condicional, una versión inversa.